Abrir menú principal
Lección 5
Preparación técnica

El concepto de técnica está presente en todas las actividades humanas y especialmente en el deporte.[1] En términos generales consiste en el conjunto de procedimientos y recursos de los que se sirve un arte o una ciencia para ejecutar las actividades que le son propias.[2] En el contexto deportivo consiste de los procedimientos de rutina para resolver tareas motrices deportivas de acuerdo con la situación. Incluye las formas propias de la modalidad deportiva así como sus variaciones y combinaciones dependiendo de la situación. Consecuentemente, la preparación técnica o entrenamiento técnico consiste en la optimización sistemática de esas formas y variaciones para optimizar el rendimiento, teniendo en cuenta las circunstancias concretas de las personas, las tareas que deben realizar y el entorno en el que deben trabajar.[3]

La técnica deportiva se corresponde con la ejecución de actividades y su característica fundamental es que permite la interacción eficaz del deportista con el medio en el que se desarrolla la actividad deportiva y con los objetos propios de la misma. Todos los deportista actúan técnicamente y siempre actúan técnicamente, con independencia de la distancia que exista entre la ejecución del deportista y el modelo teórico o ideal de la actividad.[1]

Durante la preparación técnica el atleta aprende los patrones motores de las actividades que debe realizar y los consolida para aplicarlos en las competencias. También se adapta a los mayores niveles de sus capacidades físicas producto de la preparación física, ya que siempre que hay un aumento de la forma deportiva tienden a aparecer pequeños fallos técnicos que antes no existían y que el entrenador debe identificar y corregir.[4]

Los patrones motores pueden ser simples o complejos. Los simples se encuentran «grabados» en el sistema nervioso central del atleta, mientras que los complejos deben incorporarse mediante el aprendizaje técnico. El entrenamiento le permite al deportista convertir progresivamente los movimientos más complejos en semiautomáticos mediante la formación de nuevos patrones motores. De esta forma puede dedicar su atención a movimientos y situaciones todavía más complejos.[5]

El entrenamiento requiere que el deportista sea consciente de sus movimientos y que luego se aproxime progresivamente a la velocidad de ejecución requerida durante las competiciones. La mejor forma de lograrlo depende de las características que determinan el rendimiento en la disciplina del atleta y estas en general permiten clasificar los deportes en dos modalidades: abiertas y cerradas.[5]

Modalidades deportivas cerradasEditar

La arquería es una modalidad deportiva cerrada donde la precisión en la ejecución es el factor determinante en el rendimiento.

Las modalidades deportivas cerradas necesitan un esfuerzo continuo, movimientos acíclicos o la reproducción de una composición con un alto nivel de precisión. Se desarrollan en un entorno controlado y estable donde la principal variante a considerar son las actuaciones del propio deportista. El rendimiento de los atletas depende casi completamente de la correcta ejecución técnica y del potencial que tienen. En estas modalidades la preparación técnica se enfoca darle información al deportista durante el entrenamiento para que ajuste su ejecución y se acerque todo lo posible al modelo ideal. El objetivo es corregir sucesivamente la ejecución para eliminar errores y asegurarse que todas las acciones tienen un propósito claro.[5]

Modalidades deportivas abiertasEditar

Las modalidades deportivas abiertas se desarrollan en un entorno que cambia constantemente e incluyen los deportes de equipo, combate y raqueta entre otros. El rendimiento del atleta depende en gran medida de su capacidad para adaptarse a los cambios en las condiciones del ambiente y de manejar el cansancio conforme avanza la competición. La preparación técnica, aparte de enseñarle los patrones de la disciplina, se enfoca en ayudarlo con esos aspectos. El entrenamiento se estructura en secuencias de tareas de complejidad cada vez mayor con el fin de permitir el aprendizaje de nuevas habilidades y aumentar su nivel de automatización de forma que el deportista pueda enfocarse en los aspectos tácticos de la competencia. En estas modalidades, un deportista adecuadamente entrenado tiene una dependencia menor en los sentidos y la atención para controlar su postura y movimientos, lo que le permite enfocarse en el procesamiento de la información del juego.[5]

Fases del aprendizajeEditar

Independientemente del tipo de modalidad deportiva, el aprendizaje de la técnica tiene lugar mediante un proceso de cuatro etapas:[6]

  1. Enseñanza y comprensión: El atleta recibe información sobre la técnica que debe aprender y este la usa para desarrollar un plan de ejecución usando experiencias y conocimintos anteriores.
  2. Coordinación gruesa: El atleta domina la estructura general de la técnica a través de los primeros intentos de ejecución práctica y de las instrucciones verbales sencillas que recibe.
  3. Coordinación fina: El atleta desarrolla una precisión cada vez mayor a través de una comprensión mayor de las instrucciones recibidas y el uso idóneo de la fuerza, el ritmo y el volumen de movimiento.
  4. Consolidación y estabilización: Durante esta fase el atleta aplica la técnica con éxito en condiciones difíciles o poco comunes y la automatización del movimiento le permite concentrarse en los aspectos críticos de la rutina.

Resumen de la lecciónEditar

  • La técnica es el conjunto de procedimientos y recursos de los que se sirve un arte o una ciencia para ejecutar las actividades que le son propias.
  • La técnica deportiva consiste en los procedimientos de rutina para resolver tareas motrices deportivas de acuerdo con la situación.
  • La preparación técnica consiste en la optimización sistemática de las formas y variaciones propias de una modalidad deportiva para optimizar el rendimiento.
  • Durante la preparación técnica los atletas deben aprender los patrones motores de deporte y consolidarlos para aplicarlos en las competencias.
  • Los patrones motores simples se encuentran «grabados» en el sistema nervioso central del atleta.
  • El entrenamiento permite convertir movimientos complejos en semiautomáticos mediante la formación de nuevos patrones motores.
  • Las modalidades deportivas cerradas se desarrollan en un entorno controlado y estable.
  • En las modalidades deportivas abiertas el rendimiento del atleta depende de su capacidad para adaptarse a los cambios en las condiciones del ambiente y de manejar el cansancio.
  • El aprendizaje de la técnica se desarrolla en fases de acomodación, coordinación gruesa, coordinación fina y consolidación y establecimiento.

Términos claveEditar

Lecturas adicionalesEditar

BibliografíaEditar

  1. 1,0 1,1 Riera Riera, Joan (1995). «Estrategia, táctica y técnica deportivas». Apunts. Educación Física y Deportes (Barcelona, España: Instituto Nacional de Educación Física de Cataluña) 39 (1): 45-56. ISSN 1577-4015. 
  2. Real Academia Española (2014). Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Barcelona, España: Espasa Libros S. L. U. p. 2312. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  3. Nitsch, Jürgen R.; Neumaier, August; de Marées, Horst; Mester, Joachim (2002). Entrenamiento de la técnica: contribuciones para un enfoque interdisciplinario (1.ª edición). Barcelona, España: Editorial Paidotribo. p. 585. ISBN 84-8019-570-3. 
  4. Vasconcelos Raposo, A (2009). Planificación y organización del entrenamiento deportivo (2.ª edición). Badalona, España: Paidotribo. p. 198. ISBN 978-84-8019-473-0. 
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 Legaz Arrese, Alejandro (2012). Manual de entrenamiento deportivo (1.ª edición). Barcelona, España: Editoria Paidotribo. p. 1003. ISBN 978-84-9910-094-4. 
  6. Weineck, Jürgen (2005). Optimales training [Entrenamiento total] (1.ª edición). Barcelona, España: Editorial Paidotribo. p. 687. ISBN 84-8019-805-2. 


Proyecto: Entrenamiento deportivo
Anterior: Evaluación de la lección 4 — Preparación técnica — Siguiente: Evaluación de la lección 5