Abrir menú principal
Lección 11
Psicología social

La psicología social es la rama de la psicología interesada en investigar la naturaleza y causas del comportamiento individual en situaciones sociales de forma exacta, objetiva, escéptica y libre de prejuicios. Los intereses principales de esta rama de la psicología incluyen entender el pensamiento social desde la perspectiva cognitiva, entender las relaciones entre pensamiento social y comportamiento social, dar aplicación práctica a los conocimientos adquiridos, incorporar una perspectiva multicultural que tenga en cuenta la diversidad social y comprender la función que desempeñan los factores biológicos.[1]

Para entender la conducta social, la psicología social investiga los factores y condiciones que conforman las acciones, sentimientos, creencias, recuerdos e inferencias de los individuos en relación con otras personas. La mayoría de estos factores y condiciones se pueden clasificar en cinco grandes grupos: acciones y características de otras personas, procesos cognitivos, variables ambientales, contexto cultural y factores biológicos[1] y se estudian desde dos perspectivas: la influencia social y el pensamiento social o cognición social.[2]

Influencia socialEditar

Las personas suelen tratar de explicar intuitivamente el comportamiento de otros individuos atribuyéndolo principalmente a rasgos de su personalidad o de su carácter y tienden a relegar a un segundo plano el papel de la situación. Sin embargo, las situaciones en las que se encuentran los individuos juegan un papel destacado en modelar su conducta. Esta tendencia se llama «error de atribución fundamental». Una de las contribuciones más importante de la psicología social es intentar explicar el poder que tienen las situaciones sobre la conducta y procesos mentales de los individuos.[2]

Los individuos se ven influenciadas por las situaciones a través del entorno cultural, las estructuras sociales y las acciones y características de otras personas y grupos. Cada uno de estos elementos se considera un «agente de influencia» y se caracterizan por ser externos al sujeto y fruto del quehacer humano y por tanto susceptibles de ser cambiados.[3]

La influencia se entiende como la capacidad de un agente de influencia para inducir un cambio de conducta en un individuo. Este cambio puede ser manifiesto o latente y en muchas circunstancias es bidireccional. El cambio manifiesto es un cambio en la conducta previa o la adquisición de una nueva conducta. El cambio latente es un cambio de actitud o la adopción de una nueva actitud o creencia.[3]

Las investigaciones en este campo coinciden en que la naturaleza de las acciones no siempre reflejan la naturaleza de las personas que las ejecutan, en que el grupo es el agente de influencia más importante y en que el producto de la influencia en un escenario específico es diferente a la suma de sus partes.[3]

Cognición socialEditar

Además de comprender la influencia de las situaciones sociales en los individuos, para comprender la conducta social, es necesario entender la forma en que los individuos piensan sobre los demás. La cognición social se encarga de esta tarea analizando la forma en que los estereotipos y otros esquemas sociales se activan modelando la conducta y el pensamiento de las personas.[2]

Un componente básico de la cognición social es el uso de esquemas. Los esquemas son marcos de trabajo sobre temas específicos que las personas tienen en la mente y que ayudan a organizar la información. Una vez formados los esquemas, estos afectan la forma en que los individuos perciben información, la almacenan en memoria y la recuerdan.[1] Cuando los esquemas se refieren a grupos de personas se les llama «estereotipos».[2]

Debido a que la capacidad cognitiva es limitada y a la gran cantidad de información disponible, las personas usan diversos mecanismos para aumentar la eficacia de la cognición social y reducir el nivel de esfuerzo que requiere a cambio de una reducción en la precisión. Estos mecanismos incluyen los heurísticos (reglas para tomar decisiones aproximadas de forma rápida y relativamente sin esfuerzo) y el procesamiento automático (un tipo de procesamiento que ocurre aparentemente sin esfuerzo y de forma inconsciente).[1]

Los mecanismos de cognición social de la mente permiten procesar la gran cantidad de información social a la que están expuestos los individuos pero no son perfectos y pueden conducir a las personas a errores. Estos errores incluyen la tendencia a darle más importancia a la información que confirma los esquemas que tienen las personas y a darle menos importancia a la información que los contradice. Los individuos también muestran una tendencia a darle más importancia a la información negativa (sesgo hacia lo negativo) y a esperar resultados positivos (sesgo optimista) con mayor frecuencia de lo que se justificaría con un análisis objetivo de la información disponible.[1]

Resumen de la lecciónEditar

  • La psicología social investiga la naturaleza y causas del comportamiento individual en situaciones sociales.
  • Los factores y condiciones que conforman la conducta se analizan en función de la influencia social y la cognición social.
  • El error de atribución fundamental consiste en explicar la conducta de los individuos subestimando la influencia de la situación.
  • Los agentes de influencia» y se caracterizan por ser externos al sujeto, fruto del quehacer humano y susceptibles de ser cambiados.
  • La influencia se entiende como la capacidad de un agente de influencia para inducir un cambio de conducta en un individuo.
  • La cognición social estudia la forma en la que las personas piensan sobre las demás.
  • Los esquemas son marcos de trabajo que ayudan a organizar la información social.
  • Los estereotipos son esquemas sobre grupos de personas.
  • Los heurísticos y el procesamiento automático ayudan a procesar la gran cantidad de información social que le llega al individuo.
  • Los mecanismos de cognición social están expuestos a errores y pueden conducir a las personas a errores.

Términos claveEditar

Lecturas adicionalesEditar

BibliografíaEditar

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 Baron, Robert A.; Byrne, Donn (2005). Social Psychology [Psicología social] (10.ª edición). Madrid, España: Pearson Educación S.A. p. 608. ISBN 978-84-205-4332-1. 
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 Smith, Edward E.; Nole-Hoeksema, Susan; Fredrickson, Barbara; Loftus, Geoffrey (2003). Introduction to Psychology [Introducción a la psicología] (14.ª edición). España: Thomson Editores Spain Paraninfo S.A. p. 720. ISBN 84-9732-197-9. 
  3. 3,0 3,1 3,2 Díaz Méndez, Darío; Latorre Postigo, José Miguel, eds. (2015). Psicología médica (1.ª edición). Barcelona, España: Elsevier España, S.L. p. 421. ISBN 978-84-9022-481-6. 


Proyecto: Introducción a la psicología
Anterior: Evaluación de la lección 10 — Psicología social — Siguiente: Evaluación de la lección 11