Sociedades mesolíticas y neolíticas

El Mesolítico: Un período de transiciónEditar

Se denomina Mesolítico al período de transición entre el Paleolítico y el Neolítico, que comenzó entre el 10.000 y el 8.000 a.C. Los hombres del Mesolítico se dedicaron a la caza, la pesca y la recolección como los del Paleolítico Superior, pero sus condiciones de vida fueron relativamente más duras.

El clima sufrió grandes cambios: había finalizado una etapa de glaciación. Las grandes masas de hielo y nieve se derritieron gradualmente, subió el nivel de los mares y se inundaron muchas regiones bajas. Por otra parte, el aumento de la temperatura provocó la desaparición o la migración hacia el Norte de los grandes mamíferos característicos del clima frío que habían otorgado una caza provechosa a los seres del Paleolítico Superior.

La caza tuvo que orientarse hacia animales más pequeños o buscar otras formas de alimentación. El mamut se extinguió y los rebaños de herbívoros fueron sustituidos por animales de costumbres individuales, cuya caza era más compleja: el ciervo y los jabalíes. Los cazadores comenzaron a utilizar perros, con algún grado de domesticación, para sus actividades.

Las armas más importantes fueron los arcos, reforzados por tendones, y las flechas de piedra con variadas formas geométricas (por ejemplo, triángulos y trapecios). Utilizaron también un tipo de flechas de hueso o de madera para conseguir pieles sin dañarlas demasiado.

Durante este período se fabricaron trineos, en un principio tirados por hombres y luego por perros, y canoas de piel o de corteza de árboles. De la corteza de abedul fabricaron un producto para pegar, que se ha considerado probadamente como la sustancia más antigua realizada por el ser humano.

Los hábitos de las culturas del Mesolítico eran nómades, con alojamientos de invierno y campamentos de verano. En algunas regiones, donde las costas ofrecieron cantidades permanentes de alimentos, comenzaron a ubicarse asentamientos durante todo el año.

El Neolítico: Una revolución cultural fundamentalEditar

Durante el Neolítico ("Edad de la Piedra Pulida") se produce una verdadera renovación cultural, la mayor y más importante de las transformaciones, que los prehistoriadores han llamado la "revolución neolítica".

El hombre pasa de cazador y recolector a ser agricultor y pastor; es decir comienza a vivir en una economía productiva: él mismo produce sus alimentos. Las culturas neolíticas más antiguas que se conocen estaban ubicadas en el continente asiático y se calcula su momento de aparición alrededor del 8.000 a.C. A partir de aquí, la revolución cultural adquirió un ritmo extraordinario y llegó en pocos milenios a la civilización contemporánea.