Mecánica Newtoniana

Deducción de las fórmulas de movimientoEditar

En Física se manejan varios tipos de magnitudes. Sin embargo, en el estudio de la Mecánica Newtoniana sólo se emplearán:

  • Magnitudes escalares: Son aquellas que se definen perfectamente con un valor numérico. No es necesario indicar su dirección o sentido.
Por ejemplo: 20 Kg ó 10.5 m.
  • Magnitudes vectoriales: Son aquellas que deben definirse indicando tanto su valor numérico como su dirección y sentido. Se denotan con una letra sobre la que ha de escribirse una flecha:
 
Por ejemplo: Para expresar la velocidad de un tren no bastará con decir la magnitud de dicha velocidad (135 km/h), sino que tendremos que definir su dirección (Dos Hermanas-Granada) y su sentido (Granada).

MovimientoEditar

El Movimiento es el cambio de posición que experimenta una partícula con respecto a un punto de referencia. Podemos definir una partícula como un punto de masa aislado, que carece de tamaño y forma, y que no realiza otro movimiento en su interior.

Para poder definir un movimiento, ha de conocerse la posición de la partícula en todo momento.

Inducción a las Leyes de NewtonEditar

Primera LeyEditar

En la ausencia de fuerzas exteriores, toda partícula continúa en su estado de reposo o de movimiento rectilíneo y uniforme respecto de un sistema de referencia inercial o galileano.

Segunda LeyEditar

La variación del momento lineal de un cuerpo es proporcional a la resultante total de las fuerzas actuando sobre dicho cuerpo y se produce en la dirección en que actúan las fuerzas.

En términos matemáticos, esta ley se expresa mediante la relación:

 
 

Otra manera de formular esta ley es:

La fuerza que actúa sobre un cuerpo es directamente proporcional al producto de su masa y su aceleración.

Matemáticamente se expresa como:

 

Tercera LeyEditar

Por cada fuerza que actúa sobre un cuerpo, existe una fuerza igual pero de sentido opuesto.

Un ejemplo claro se muestra cuando se arrastra algún objeto por el piso; existe una fuerza que actúa sobre el objeto y a la vez hay una fuerza de reacción en sentido contrario (en este caso, la fuerza de rozamiento).

Véase tambiénEditar