Ginecología y Obstetria

Ginecología La Ginecología es una rama de la medicina que se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la mujer, englobando todos los aspectos de la salud femenina.

El campo de acción de la ginecología no se limita a la mujer adulta, las adolescentes e incluso las niñas pueden presentar problemas en la esfera ginecológica que ameriten una evaluación y tratamiento por parte de esta especialidad. Por cáncer se entiende el crecimiento maligno, autónomo y descontrolado de células y tejidos. Ese crecimiento da lugar a tumores que pueden invadir tejidos circundantes y provocar nuevas proliferaciones similares al cáncer original en partes distantes del cuerpo, proceso llamado metástasis. A medida que crece, el cáncer destruye los tejidos normales y compite por los nutrientes y el oxígeno. La infección persistente por los tipos de VPH carcinógenos es la causa de la mayor parte de los casos de cáncer cervicouterino. El 90% de los cánceres cervicouterinos son cánceres de células escamosos y se inician en la zona de transformación del exocérvix; el 10% restante son adenocarcinomas que surgen en la capa cilíndrica glandular del endocérvix.

CONSULTA GINECÓLOGA

La consulta de ginecología es una de las principales consultas de medicina preventiva, siendo una visita obligada al menos un vez al año por parte de las mujeres en edad reproductiva, incluso antes de haber iniciado su actividad sexual, que es el mejor momento para tocar los aspectos relacionados con la fertilidad, planificación familiar, anticoncepción y prevención de las enfermedades de transmisión sexual. Una vez pasada la edad reproductiva la ginecología abarca los aspectos de la mujer de edad avanzada, especialmente la menopausia y la osteoporosis.

El examen ginecológico comienza con un interrogatorio relacionado con la edad de desarrollo, características del ciclo menstrual, uso de métodos anticonceptivos, embarazos, otras enfermedades que padezca la mujer y cirugías que se haya practicado. A continuación se lleva a cabo un examen físico detallado haciendo hincapié en el examen de las mamas en búsqueda de lesiones como nódulos, tumoraciones, alteraciones del pezón y secreciones, el examen de las mamas se complementa con la exploración de las axilas para identificar ganglios inflamados o aumentados de tamaño que puedan alertar de algún problema en la mama; posteriormente se palpa el abdomen, la cavidad de la pelvis y los genitales externos en búsqueda de alteraciones.

Para poder evaluar los genitales internos se procede a la introducción de un especulo a través de la cavidad vaginal, este permite evaluar la vagina y especialmente el cuello uterino, la visualización se complementa con la toma de muestra del orificio y de la superficie del cuello uterino para practicar un estudio llamado citología, comúnmente conocido como Test o prueba de Papanicolau, posteriormente se aplica una solución a base de yodo conocida como Test de Schiller, que permite identificar lesiones potencialmente malignas que pueden estar presentes aunque a simple vista no se visualicen alteraciones, estas lesiones se reconocen porque no se colorean, este test es de gran ayuda para orientar al ginecólogo de los sitios en donde se deben tomar las muestras para los estudios de biopsia.

La evaluación ginecológica se suele complementar mediante estudios de imágenes que permiten estudiar mejor las estructuras que no son tan accesibles al examen físico, entre las principales pruebas aplicadas se encuentra el Ultrasonido que se practica en mamas y también a nivel pélvico o intravaginal, este estudio permite evaluar mejor el útero y su capa interna o endometrio, las trompas y los ovarios. Otro estudio que ha cobrado gran auge es la mamografía, este es una prueba de Rayos X en la cual se puede visualizar mejor el tejido mamario, tiene la ventaja de que permite identificar tempranamente las calcificaciones propias del cáncer de mama antes de que este pueda ser detectado con el tacto. Infección por VPH y cofactores que facilitan las infecciones persistentes La causa primaria del pre cáncer cervicouterino y del cáncer cervicouterino escamoso es la infección asintomática persistente o crónica por uno o más de los tipos de VPH de alto riesgo (carcinogénicos u oncogénicos). El VPH es la infección de transmisión sexual más frecuente. De los más de 100 tipos de VPH, la mayoría no están asociados con el cáncer cervicouterino. Siete de cada 10 casos de cáncer cervicouterino notificados en todo el mundo (el 70%) son causados por solo dos tipos de VPH: el 16 y el 18. Otros cuatro tipos de VPH de alto riesgo, el 31, el 33, el 45 y el 58, se encuentran con menor frecuencia asociados con cáncer cervicouterino, y algunos son más prevalentes que otros en ciertas zonas geográficas.

  • El tipo de VPH, su oncogenicidad o potencia carcinogénica;
  • El estado inmunitario; las personas inmunodeprimidas, por ejemplo las infectadas con VIH, tienen mayores probabilidades de contraer infecciones persistentes por VPH y de tener una evolución más rápida hacia un pre cáncer y un cáncer;
  • una coinfección por otros agentes de transmisión sexual, por ejemplo infección por herpes simple, clamidiasis o gonorrea;
  • la paridad (número de hijos nacidos) y haber tenido un primer parto a una edad muy temprana; el tabaquismo; el uso de anticonceptivos orales durante más de cinco años.

Rutas seguidas por el cáncer invasor a lo largo del cuerpo a medida que progresa Hay cuatro rutas, generalmente secuenciales, a lo largo de las cuales evoluciona el cáncer invasor. h Dentro del cuello uterino: Un foco diminuto de cáncer microinvasor se propaga hasta ocupar todo el cuello uterino, que puede agrandarse a 8 cm de diámetro o más. El cáncer puede ser ulceroso, exofítico (crece hacia afuera) o infiltrante (invasor hacia adentro). CONSULTA GINECOLOGICA EN CASOS DE MEDICINA LEGAL Hoy en dia, el mundo y las personas cambiaron el modo de pensar, las y los adolescentes tienen relaciones sexuales a muy corta edad en la preadolescencia o adolescencia, por eso es motivo de consulta ya muy frecuentemente que las madres traigan sus hijas para consultar si aún conservan la virginidad, si la valoración es solo de interés para la madre y no piensa denunciar algún hecho, si se puede realizar por un ginecólogo, si la madre quiere denunciar un hecho la valoración debe ser por un médico forense.

ObstetriciaEditar

Del latín obstetricĭa, la obstetricia es la rama de la medicina que cuida la gestación, el parto y el puerperio (el período que abarca desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado que tenía antes de la gestación) Los obstetras se encargan no sólo del estado físico de la madre y de su bebé, sino que también cuidan los factores psicológicos y sociales vinculados a la maternidad.

Los controles prenatales realizados por la obstetricia permiten cuidar la salud de la mujer y de su hijo para que el parto se realice con normalidad. A lo largo de la atención prenatal, es usual que el obstetra instruya a la madre (en especial cuando es primeriza) sobre la procreación responsable y la planificación familiar.

En ciertos casos, el obstetra puede ordenar la inducción del parto si advierte riesgos de mantenerse el embarazo. Por lo general, la inducción puede realizarse en cualquier momento a partir de las 24 semanas de gestación, aunque el hecho de dar a luz a un bebé prematuro también implica riesgos para su salud.

En cuanto al parto en sí mismo, éste puede realizarse por vía vaginal (lo que constituye el parto natural) o mediante cesárea (una incisión quirúrgica en el abdomen y útero para extraer el feto). El obstetra trabajará, en ambos casos, junto al ginecólogo.

Cabe destacar que, en algunos países, la obstetricia es conocida como matronería. El especialista en esta ciencia de salud, por lo tanto, también puede recibir el nombre de matrón o matrona.

Vínculos a Páginas RelacionadasEditar