Geriatría

La geriatría es la rama de la medicina que se ocupa de la salud en el anciano, entendiendo por estado de salud no sólo la ausencia de enfermedad, sino la situación clínica, funcional, mental y social del anciano en su entorno.

DefiniciónEditar

El término geriatría fue acuñado por Ignatriusl Nascher en su obra presentada en 1907 en la Academia de Ciencias de Nueva York titulada Geriatría, las enfermedades de los ancianos y su tratamiento. Este eminente pediatra norteamericano y fundador del primer departamento de Geriatría en los EE.UU., en el Hospital Mont Sinai de Nueva York, explica en esta publicación, que el término también es derivado del griego Geron = Viejo e Iatrikos = tratamiento médico.

GerontologíaEditar

El término gerontología proviene etimológicamente del griego, geron = viejo y logos = estudio. Parece que el término gerontocracia, con el que se describía en la Grecia antigua al gobierno controlado por los ancianos pudiera haber sido el término precursor. Los espartanos capitalizaban la experiencia de los ancianos. Los Gerontes era un consejo de 28 hombres que pasaban de los 60 años y controlaban el gobierno de la Ciudad-Estado.

ObjetivosEditar

  • Prevenir la enfermedad vigilando la salud del anciano.
  • Evitar la dependencia. Cuando aparece la enfermedad hay que evitar que evolucione a la cronicidad y en muchos casos a la invalidez. Los ancianos que lleguen a la dependencia total deben ser los estrictamente inevitables.
  • Dar una asistencia integral. Debe ocuparse de toda la problemática médica, funcional, mental, y social del anciano mediante una valoración geriátrica global, programada y exhaustiva con la colaboración multidisciplinar de otros profesionales integrados en un equipo con el médico geriatra.
  • Rehabilitar. Debe intentar recuperar a los pacientes que han perdido su independencia física o social tratando de mantener al anciano en la comunidad.
  • Proporcionar cuidado progresivo del anciano. Desde el inicio de su enfermedad hasta completar la rehabilitación de este proceso y volver a su situación basal previa, el anciano puede tener diferentes necesidades de asistencia según el momento. Se debe responder a estas necesidades contando con diferentes niveles asistenciales: el hospital, asistencia en el domicilio, unidades de rehabilitación o convalecencia, unidades de larga estancia o centros residenciales.
  • Prevalencia de enfermedades en el adulto mayor. Los cambios fisiológicos y morfológicos que se derivan del proceso de envejecer, ponen a las personas en una situación de fragilidad, que las hacen más vulnerables. Por lo tanto, aunado a las expectativas de crecimiento en la población geriátrica que se proyectan para el futuro, se debe tomar en cuenta que el incremento en la esperanza de vida conlleva a un aumento en los problemas para el anciano, como es la aparición de diversas enfermedades que afectan a más de un órgano o sistema, que repercutirá de manera considerable en el uso y consumo de fármacos en esta población


Objeto de estudioEditar

Por Gerontología entendemos la ciencia que estudia los procesos de envejecimiento. No se limita al estudio del hombre sino que más bien es el estudio del envejecimiento en todos los seres vivos. Abarca muchas disciplinas que van desde la investigación básica o experimental que se pueda ocupar de los aspectos biológicos del envejecer, hasta aspectos psicológicos, sociológicos, sociales. También y como hemos dicho anteriormente incluye aspectos clínicos.

Por tanto, el paciente geriátrico se podría definir como aquella persona mayor de 70-75 años, con pluripatología, y que presenta una disminución de la funcionalidad de tipo físico, psíquico, o, incluso, social. Ello conlleva, que no basta con resolver su problema de salud, su enfermedad, sino que llega a ser incluso más importante prever la pérdida de funcionalidad que va a presentar, valorar su capacidad de adaptación a dicha carencia, y encontrar los recursos sociales adecuados para su reinserción en la comunidad.

RecursosEditar

  • Valoración Geriátrica Integral. Es la esencia de la Geriatría. Es el proceso de diagnóstico en Geriatría para establecer un plan de objetivos y cuidados en el anciano. Debe atender a todas las dimensiones que pueden influir en la salud del mismo:
  • Problemas médicos incluyendo aspectos de nutrición, estado de los órganos de los sentidos, salud bucodental, síndromes geriátricos, etc.
  • Evaluación de las capacidades funcionales.
  • Valoración mental, atendiendo a los problemas cognitivos y afectivos de los ancianos.
  • Valoración social, atendiendo a la situación y necesidades sociales del individuo.
  • Equipo multidisciplinario. Supone la integración de un equipo de varios profesionales: médico geriatra, enfermera, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, psicólogo y asistente social. Deben trabajar de forma coordinada en torno al plan de objetivos y cuidados establecido para cada anciano.

Importancia de la geriatría y la gerontologíaEditar

El envejecimiento de la sociedad y los individuosEditar

La esperanza de vida al nacer en nuestro país, para un hombre sobrepasa ligeramente los 74 años y los 81 para la mujer. Esto supone un número cada vez mayor de ancianos en los países desarrollados. En España se traduce en que la población por encima de los 65 años supera el 15%.

Especial interés tienen los individuos que dentro de este grupo que superan los 80 años al requerir más atención médica y social.

Mayor importancia socioeconómica de los ancianos en la sociedadEditar

El envejecimiento de la población supone un nuevo escenario económico, cultural, social y asistencial. Es cierto que los ancianos consumen cada más recursos en visitas médicas, ocupación de camas hospitalarias, gastos farmacéuticos, etc... No obstante el uso que hacen de muchos de estos recursos parece ser más racional y adecuado que en la población joven. La jubilación así mismo supone una disminución de ingresos en los mayores, en un momento en que son mayores sus necesidades sociales y sanitarias. Esta falta de recursos puede ser parte de sus problemas sociofamiliares y sanitarios.

Los cambios sociales han supuesto pasar de núcleos familiares rurales de estructura patriarcal a familias nucleares urbanas donde el papel del anciano está desplazado. Esto supone un riesgo de perdida de lazos familiares y sociales que pueden llevar al anciano a situaciones de aislamiento, marginación y riesgo social.

Interés de los médicos por conocer el proceso del envejecimiento y el modo de enfermar de los ancianosEditar

Cada vez es más necesario conocer como se produce el envejecimiento y cuales son las consecuencias clínicas del mismo.

La vejez se acompaña de un mayor número de padecimientos que muchas veces coexisten a la vez. Además la expresión de las enfermedades en los ancianos es distinta. Así mismo existe una alta frecuencia de procesos degenerativos como deterioro cognitivo, enfermedades cardiovasculares, cáncer, limitaciones del aparato locomotor. Estos procesos degenerativos establecidos de forma crónica y perenne junto con la presencia de caídas, accidentes o alteraciones de los sentidos de la vista y oído llevan a un final común en muchos ancianos que es la invalidez y la dependencia.

Hay que tener en cuenta sin embargo que envejecer no es lo mismo que enfermar y buenos ejemplos hay de ello en sujetos que consiguen "envejecer con éxito".

GERONTOPSICOMOTRICIDADEditar

La psicomotricidad es aquella disciplina basada en una visión global del ser humano, que integra aspectos cognitivos, emocionales, simbólicos y sensoriomotrices, en su capacidad de ser y de expresarse en un contexto psicosocial (BERRUEZO, 2001)

''«La Psicomotricidad es una disciplina que se desempeña en los ámbitos sanitario, educativo y sociocomunitario como elemento de ayuda al desarrollo de las personas así como a la superación de sus dificultades, por medio del trabajo corporal» (DECLARACIÓN DE PUNTA DEL ESTE, 2006).

Definimos  la Gerontopsicomotricidad como la especialización disciplinar que surge de la conjunción y convergencia de la Gerontología y la Psicomotricidad.''

Gerontología, proviene del vocablo griego Geron, Geronto/es y se relacionaba a los más viejos o notables del pueblo griego, aquellos que componían el Consejo de Agamenón y de Logía, forma sufija del griego Logos, relacionada al estudio, ciencia o tratado acerca de algo. Etimológicamente, Gerontología significa, por tanto, estudio de los más viejos.

Para Fernández-Ballesteros (2004), la Gerontología consiste en el estudio científico de la vejez y el envejecimiento desde una perspectiva multidisciplinaria. En esta misma línea, sostenemos el carácter interdisciplinario tanto de la gerontología como de la gerontopsicomotricidad, por constituir más que una multiplicidad una integración de conocimientos y disciplinas que dan lugar a otras nuevas (TUZZO, 2004, 2006).

Es en este sentido que consideramos la Gerontopsicomotricidad involucrando cuatro dimensiones: la biológica, la psicológica, la sociocultural y la corporal.

Desde el punto de vista biológico, se investiga sobre los cambios que con la edad y el paso del tiempo se producen en los distintos sistemas biológicos del organismo.

Desde el punto de vista psicológico, se estudian los cambios que ocurren en las funciones psicológicas como la atención, la percepción, el aprendizaje, la memoria, la afectividad y la personalidad, entre otros aspectos psicológicos.

Desde el punto de vista social, se investigan los cambios de la edad relativos a los roles sociales, al intercambio y estructura social, a los cambios culturales y al envejecimiento de las poblaciones.

Desde el punto de vista corporal, se investigan y abordan los cambios a nivel del esquema corporal, es decir a nivel del cuerpo real en el aquí y el ahora, y se abordan también los cambios a nivel de la imagen corporal, es decir, a nivel de la imagen inconsciente del cuerpo. Es en estos planos que la psicomotricidad hace sus principales aportes disciplinares.

Quiénes son adultos mayores…Editar

Se denominan adultos mayores a aquellas personas mayores de 60 años. El término adulto mayor se propone como reemplazo de tercera edad, anciano, abuelo, viejo, senescente, senil, que pueden ser peyorativos y que se asocian a una imagen negativa, discriminatoria y sesgada de la vejez. Según la OMS, un adulto mayor funcionalmente sano es aquel sujeto capaz de enfrentar el proceso de cambio con un nivel adecuado de adaptabilidad y satisfacción personal.

Objetivos de la gerontopsicomotricidadEditar

  • Desarrollar factores de protección y hábitos saludables en el adulto mayor, que lo protejan de aquellos factores de riesgo que originan una vejez prematura e invalidante.
  • Propender a un envejecimiento y vejez saludables o positivos, enmarcados en una concepción integral (biopsicosocial de salud).
  • Posibilitar un envejecimiento positivo, activo y participativo.
  • Proporcionar instrumentos que preparen a las personas para afrontar el proceso de envejecimiento con la «mejor» edad funcional posible, es decir, un envejecimiento y vejez dotados de habilidades que les permitan bienestar psicológico y/o satisfacción vital a pesar del paso del tiempo, los cambios y las pérdidas.
  • Promover la vivencia de placer por el movimiento, por la comunicación, por la representación y por las vivencias corporales en instancias de trabajo grupal.
  • Actualizar la representación mental de las experiencias corporales propiciando el disfrute de sensaciones placenteras y favoreciendo la reapropiación del esquema corporal y modificaciones en su imagen corporal.

Aspectos de  trabajo de la gerontopsicomotricidadEditar

La meta actual para el trabajo con el adulto mayor considera mantenerlo en su medio habitual el mayor tiempo y con el mayor grado de integración posible, de forma de seguir compartiendo actividades y cumpliendo aquellos roles que le corresponden y que son imprescindibles para la sociedad.

En este sentido, desde la gerontopsicomotricidad, trabaja a diferentes niveles, aspectos emocionales, aspectos instrumentales, la imagen corporal, la autoestima, las sensaciones, los valores, intentando capitalizar los cambios y el paso del tiempo de forma positiva.

Pretende generar cambios para que el sujeto se fortalezca disminuyendo los componentes de riesgo en salud mental que llevan a la depresión y al aislamiento.

El enfoque psicomotor, dinámico en su esencia, posibilita que el empleo de diferentes técnicas rescaten la dimensión afectiva del adulto mayor. La práctica de movimiento corporal despierta imágenes mentales, apareciendo a través de las sensaciones musculares el desarrollo del ritmo; la evocación a través de diferentes recursos mediadores, como la música y diversos objetos, posibilita que se manifiesten otras zonas poco desarrolladas por el sujeto a lo largo de su vida

El adulto mayor tiene así la posibilidad de exteriorizar, a partir del trabajo corporal, sentimientos y emociones, tomando conciencia de sus afectos a partir de movimientos expresivos. Para ello, se debe generar en el individuo la necesidad de cambio, desde un abordaje que se posicione en un nivel preventivo, preparando al adulto para poder envejecer de la mejor manera posible.

En síntesis, la propuesta de los talleres de Gerontopsicomotricidad apuntan a:

  • Generar la aptitud para un aprendizaje permanente que posibilite apertura a los cambios, el desarrollo de la autoestima, la capacidad de goce, la generación de vínculos y redes sociales, la promoción de una participación activa y creativa, el fortalecimiento de pautas comunicativas verbales, gestuales y corporales.
  • Estimular la creatividad expresada por distintos medios, realizando actividades que desarrollen las esferas cognitiva, afectiva, social, corporal, recreativa, etc.
  • Constituir un espacio de comunicación corporal, gestual y verbal donde escuchar y ser escuchado, y donde sostener y ser sostenido, posibilitando que este espacio permita la resignificación a nivel simbólico de lo vivido corporalmente y el reflexionar y compartir grupalmente aspectos de la etapa por la que están transitando.

BibliografíaEditar

edicion 2