Abrir menú principal

Primer tiempoEditar

Salud aparente.

Momento previo a la primera enfermedad.

Ninguna creencia en Dios (ateísmo).

Alta moralidad sexual

Segundo tiempoEditar

Va de la primera enfermedad hasta el comienzo de la segunda (1885-1893). Ocho años felices junto a su mujer, solo perturbados por la frustración de no poder tener hijos.

Primera enfermedad (1884-1885). Ataque de hipocondría grave. En 1885 le dan el alta, luego de pasar 6 meses en la clínica de Flechsig había sanado. Enorme agradecimiento con Flechsig, incluso la mujer tenía una foto del Dr. en su mesita de luz.

Período de incubación de la enfermedad: de junio de 1893 (cuando se entera del nombramiento como presidente del Superior tribunal) y octubre (cuando asume el cargo y aparece el exceso de trabajo que causa su enfermedad). Aparecen:

  • Sueños de la primera enfermedad. Soñó que su anterior enfermedad nerviosa había vuelto. Freud interpreta que el sueño tuvo un sentido de añoranza "me gustaría volver a ver a Flechsig". De ese estado quedó como resto, una dependencia tierna respecto al médico que cobró refuerzo hasta elevarse a una simpatía erótica. Se le instaló enseguida un rechazo de esa fantasía femenina, la protesta masculina.
  • Fantasía de duermevela. Lo hermoso que sería ser una mujer en el momento del coito. Representación que de estar con plena CC, hubiese rechazado con gran indignación. Más adelante la interpreta con el delirio.

El avance de la libido homosexual, a partir de los sueños de la primera enfermedad y fundamentalmente la fantasía de duemevela, produjo el ocasionamiento de la enfermedad, porque ahí surge el conflicto, se oponen 2 fuerzas: irrumpe la libido homosexual que tiene como objeto a Flechsig y entra en conflicto con su yo, frente a eso se impone la protesta masculina. Esto da lugar a los fenómenos patológicos.

Tercer tiempoEditar

Se inicia con el comienzo de la segunda enfermedad, dspues de asumir el cargo: "derrumbe espiritual". Insomnio total. segunda internación en la clínica de Flechsig y su estado empeora.

  • Crujidos en la pared de su alcoba que lo despertaban (primero son puro ruido, piensa que podrían ser ratones; después va a hablar de milagros divinos con el propósito de que no duerma).
  • Aparecen ideas hipocondrías (reblandecimiento del cerebro) mezcladas con ideas de persecución, gran sensibilidad a la luz y el ruido, espejismos visuales y auditivos, perturbaciones de la cenestesia, imaginaba que en su cuerpo se emprendían horribles manipulaciones (destruían los órganos de su cuerpo, había vivido sin estómago, sin intestinos, etc.), permanecía sentado por horas inmóvil, intentos de suicidio.

1894: Nuevo colapso nervioso. Su mujer viaja por 4 días, aparecen las poluciones nocturnas (que luego refiere al trato de fuerzas sobrenaturales).Freud dice que la mujer funcionaba como un tapón de la libido homosexual, no dejaba que avanzara. Las poluciones se acompañan de fantasías homosexuales que permanecieron ICC.

Flechsig no tenía buenas intenciones con él (no lo miraba a los ojos, falsas esperanzas de curación). Lo llamaba "almicida" (asesino de almas). Se arma el Delirio persecutorio: primer intento de curación fallido, que surge para resolver el conflicto. La lucha defensiva contra la fantasía homosexual toma la forma del delirio de persecución, la fantasía femenina se impone sin pausa.

Freud plantea que la persona a quien el delirio atribuye su poder es una que antes de la enfermedad poseía gran significatividad para el paciente. La intencionalidad del sentimiento es proyectado hacia fuera, el sentimiento es trastornado hacia lo contrario y la persona odiada y temida a causa de su persecución es alguien que alguna vez fue amado y venerado

SCH decía que su cuerpo mudado en mujer sería entregado a un hombre (Flechsig), y éste lo usaría como una mujerzuela, abusaría sexualmente de él y luego lo abandonaría. En ese momento su perseguidor era Flechsig, y Dios pasó de ser su aliado a ser el cómplice de Flechsig y maquinador del plan: complot en su contra para perpetrar el almicidio y entregarlo como mujerzuela.

  • Dios no comprendía a los hombres vivos ni aprendía de la experiencia. Quería destruir sus capacidades intelectuales (compulsión a pensar), impedía que evacue.
  • Frases incompletas de las voces, que sus nervios debían completar
  • Voces interiores (voces de los pájaros parlantes que se introducen en su cabeza), voces exteriores ( las escucha proviniendo de la garganta de los pájaros) En el transcurso del delirio:
    • Creencia en Dios
    • Voluptuosidad sexual

Sin embargo el conflicto persiste, y según Freud se va desplazando vía transferencia: Flechsig es un representante del padre y del hermano.

Cuarto tiempoEditar

Intento de curación más logrado, porque resuelve el conflicto. El delirio de persecución es borrado a partir del punto de inflexión de la enfermedad (la reconciliación). Estabilización de la enfermedad.

Momento de la paranoia religiosa: Delirio de grandeza, ya no es Flechsig, sino Dios quien lo quiere poseer sexualmente, y ya no es porque Dios quiere gozar sexualmente de él, sino por el bien de la humanidad. SCH deja de ser la mujerzuela, y pasa a ser la mujer de Dios. Mudanza en mujer (emasculación) anudada a fines divinos, para devolverle la bienaventuranza perdida a la humanidad (vida en el más allá). Estaba llamado a redimir el mundo que no tenía ya vivos (él era el único hombre que había sobrevivido al aniquilamiento de la humanidad, el resto eran hombres hechos a la ligera). Sostiene haber recibido esta misión por inspiraciones divinas, que no puede expresar en lenguaje humano y solo a él le fueron reveladas. En esta misión redentora, lo esencial es que primero se produzca la mudanza en mujer (no es que él quiera, se trata de un “tener que ser” fundado en el orden del universo y al que no puede sustraerse; con esto él y la humanidad conquistarán el más allá). Él es objeto exclusivo del milagro divino (corroborado por las voces) y el más maravilloso de los hombres que hayan vivido sobre la tierra. La feminidad pasa al primer plano, tratándose de un proceso que requiere siglos para consumarse. Tiene el sentimiento de que han pasado a su cuerpo “nervios femeninos”, de los cuales por fecundación directa de Dios, saldrán hombres nuevos. Los nervios por él absorbidos, han cobrado el carácter de nervios de la voluptuosidad femenina. Se lo ha encontrado frente al espejo, con colgantes femeninos mirando sus “pechos”, dice que si alguien lo ve así recibe la impresión de que se trata de un torso femenino.

Freud: emasculación (realización del contenido de la fantasía de duermevela) es el delirio primario, primero destinada a producirse con el fin del abuso sexual, ahora para un fin adecuado al orden del universo. Esto le permite pacificar la idea de transformación en mujer, la emasculación deja de ser insultante para él y es Dios quien se lo demanda. El papel de mujerzuela frente al Dr. le era inadmisible, pero ofrecer al propio Dios la voluptuosidad no tropieza con la misma resistencia. El yo es reparado por la manía de grandeza y la fantasía de deseo femenina ha sido aceptada. Cesa la lucha y la enfermedad. Sólo que el miramiento por la realidad efectiva, lleva a que se desplace la solución del presente al remoto futuro, a contentarse con un cumplimiento de deseo asintótico. La mudanza en mujer se cumplirá alguna vez, hasta entonces SCH permanecerá indestructible.

La fantasía de deseo se entrama con una frustración de la vida real y objetiva: su matrimonio no le dio hijos. Con este delirio de ser la mujer de Dios para crear una nueva raza, SCH remedia la falta de no tener hijos. SCH mismo dice que se siente curado: quién no hubiera optado como él al planteársele la opción entre ser loco como hombre o sano de espíritu como mujer.

Proceso de transferenciaEditar

Una investidura de sentimiento es trasladada de una persona para él sustantiva, a la del médico. FLECHSIG ES EL SUSTITUTO DEL HNO, Y DIOS DEL PADRE. La raíz de aquella fantasía femenina que desató tantas resistencias en el enfermo habría sido, la añoranza por su padre y hermano que alcanzó un refuerzo erótico.

Complejo paterno (antecedente del complejo de Edipo)Editar

PADRE COMO SUSTITUTO DE DIOS: SCH mantenía una relación con Dios basada en la crítica y la rebeldía (no era capaz de aprender por experiencia, no conocía a los hombres vivos porque solo sabía tratar con cadáveres), así como en una respetuosa devoción. El padre de SCH. era un médico de gran prestigio, que hace curaciones milagrosas. La actitud del varón frente a su padre, contiene la misma alianza entre sumisión respetuosa y rebelión que hemos hallado en la relación de SCH con Dios.( Relación de ambivalencia)

Complejo paterno. La fantasía femenina de deseo, es una de las plasmaciones típicas del complejo nuclear infantil. En estas vivencias infantiles el padre aparece como perturbador de la satisfacción buscada por el niño. En el desenlace del delirio, la fantasía sexual infantil celebra un triunfo grandioso; la voluptuosidad misma es dictada por el temor de Dios, y Dios mismo (padre) no deja de exigírsela al enfermo. La amenaza de castración del padre, ha prestado su material a la fantasía de deseo de la mudanza en mujer, combatida primero y aceptada después. En el almicidio, es una formación sustitutiva de la culpa. La compulsión de pensar (a la que se sometía por pensar que si dejaba de pensar, Dios creería que se había vuelto estúpido y se retiraría de él) es la reacción ante la amenaza de perder el entendimiento por la práctica sexual del onanismo. Esto muestra como la paranoia, recurrió al material infantil para figurar el conflicto actual.

La fantasía de deseo se entrama con la frustración de no tener hijos, sobre todo el hijo varón que lo hubiese consolado por la pérdida de su padre y su hno, y hacia quien pudiera afluir la ternura homosexual insatisfecha. Halló, en el delirio, el camino para resituarse en la postura femenina frente al padre de la primera infancia. Entonces el posterior delirio según el cual por su castración el mundo se poblaría de “hombres nuevos de espíritu Schreberiano”, estaba destinado a remediar su falta de hijos.

SOL= símbolo del padre sublimado. SCH decía que el sol le hablaba con palabras humanas, y éste dirigía insultos al sol. Decía que, tras su restablecimiento, los rayos del sol empalidecían ante su presencia, podía mirarlo casi sin enceguecerse. Freud lo compara con las águilas que someten a los pichones a la prueba de mirar el sol sin pestañar, si lo logran son reconocidos como legítimos y arrojados del nido. Esto lo lleva a pensar a SCH como el hijo del sol (símbolo del padre).

DiagnósticoEditar

DEMENCIA PARANOIDE: Encuentra tanto fijaciones en el autoerotismo como en el narcisismo. Las fijaciones predisponentes en la paranoia y en la parafrenia, lo llevan a pensar que en un mismo caso, pueden combinarse fenómenos paranoides y esquizofrénicos, como sucede en SCH:

  • Paranoia: porque hay proyección y por el desenlace de reconstrucción (delirio)
  • Parafrenia (DP/esquizo): por las alucinaciones (Ej. pájaros cantores) y la relevancia de fantasía de deseo (Ej. transformación en mujer, tiene que ver con un Pto de fijación en el autoerotismo)

Desdoblamiento típico en la paranoiaEditar

Multiplicación de personajes perseguidores. El perseguidor se descompone en Flechsig y Dios, de igual modo Flechsig se escinde después en 2 personalidades (superior y medio), tb Dios (inferior-superior; se relaciona con que tras la muerte de su padre, el hno mayor ocupó su lugar). Un proceso de descomposición de esta índole, es característico de la paranoia. La paranoia fragmenta, o más bien vuelve a disolver las condensaciones e identificaciones emprendidas en la fantasía ICC. La fragmentación del perseguidor en Flechsig y Dios, es una reacción paranoide frente a una identificación preexistente entre ambos o su pertenencia a la misma serie (SCH los sitúa así, dice que una vez escuchó una conversación e/ el Dr y su esposa, en la que se presenta como “Dios Fleschsig). Si el perseguidor Flechsig fue antes una persona amada, Dios también pero aún más importante. (Fleschsig sustituto del hno, Dios del padre).

Fantasía del fin del MundoEditar

Fin del mundo-catástrofe: Las voces le decían que a la tierra le quedaban 212 años de vida. Él era el único hombre que quedaba, el resto eran “hombres hechos a la ligera”. Pensaba en un congelamiento por el retiro del sol. Retracción libidinal.

Fases de la represiónEditar

La represión en SCH se puede ubicar a partir de la fantasía del fin del mundo: por ejemplo es cuando plantea que “el sol se había retirado de la tierra”. Es el proceso de la represión propiamente dicha (sepultamiento del mundo) consiste en un desasimiento de la libido de personas y cosas amadas. El restablecimiento deshace la represión y reconduce la libido a las personas abandonadas, un intento de curación (fracaso de la represión). No va a investir el “mismo mundo” pero es uno que el sujeto puede vivir. Es un intento de reconducir la libido a los objetos y ahí aparece el delirio. Es decir, la catástrofe en el mundo es la pérdida de la realidad pero luego hay una reconstrucción a través del delirio.

Freud se pregunta porque en SCH el retorno de lo reprimido está antes de la represión. Ya que aparece primero el delirio de persecución y luego el sepultamiento del mundo. Pero el problema es que el retorno de lo reprimido no puede estar antes que la represión.

Por lo que Freud plantea:

  • Fijación
  • Represión: desasimiento parcial (con Flechsig)
  • Retorno de lo reprimido: delirio de persecución (fracasa la represión en el intento que reconduce la libido al sujeto y lo hace a Flechsig de manera negativa, antes era amado, ahora odiado).
  • Represión: desasimiento general (sepultamiento del fin del mundo).
  • Retorno de lo reprimido: delirio, intento de curación Es la solución a la que llega SCH. “Ser la mujer de Dios”.