Baloncesto/Lección 11 Lectura

El entrenamientoEditar

El jugador de básquetbol siempre espera con ansias el entrenamiento y hace todo lo posible por demostrar sus habilidades en el transcurso del mismo. Esta instancia que propicia el entrenado es de vital importancia y no se puede dejar pasar porque “ASI COMO ENTRENAS, DESPUES JUEGAS”, lo cual sirve de gran aliciente si en las prácticas también se dominan ciertos resquicios estadísticos y se los anuncian a sus jugadores.

El entrenador está llamado a la creación de tablas que no solo verifique el rendimiento físico según sus habilidades, sino que también debe ver los progresos en cancha que se van teniendo, formular tablas semanales que plasmen el rendimiento de los tiros de cancha, triples y tiros libres, en situaciones de presión cuantos pases correctos puede dar un base, etc. Todo esto va simplemente en función del desarrollo de conceptos y decisiones más claras para enfrentar un partido.

En el aspecto psicológico es bueno revisar por medio de sociogramas de fácil aplicación cuales son los grupos y compañerismos más idóneos dentro de la cancha, esto puede ayudar mucho para la generación de una rotativa de cambios más fiables y así la obtención de mejores resultados. También es bueno asesorarse por un especialista que determine las características de cada individuo y de forma colectiva, representado con esto el tipo de estimulo necesario para adecuar los sistemas de ataque y defensa.